Siete ‘fantasmas’ que deben vencer las Empresas Familiares.

Artículo por Viridiana Mendoza Escamilla,  adaptación por Juan Félix Rodríguez.

 

empresas familiares

Iniciar o tener una empresa en familia, y que a ésta le vaya bien, puede ser el principio de una historia de negocios exitosa o de un caos familiar que termine en pérdidas financieras.

 

La diferencia entre un panorama y otro radica en la implementación de prácticas sanas en materia de gobierno corporativo y buen acuerdo de familia.

 

Un estudio realizado por Banamex y la consultoría Profit Consulting arroja que las empresas familiares son el 90% de las unidades económicas en el país. La encuesta también demostró que el control de las empresas familiares está concentrado en la familia propietaria, ya que el 95% de las empresas está dirigida por un miembro de la  familia y en 77% de los casos, la familia es propietaria de la totalidad del capital.

 

“Las empresas familiares deben conducirse con un lema: Por el bien de la familia, primero la empresa. La profesionalización y la resolución de retos es una tarea prioritaria”, señaló Ernesto Torres Cantú, director de Banamex. Ante este escenario, el estudio también arrojó que existen siete retos que las empresas familiares deben resolver para asegurar su supervivencia, conoce cuáles son los principales errores a vencer:

 

  1. Empresa: El reto tener una estructura con personas competentes para cada puesto, incluso aunque no sea familiar. Es importante fomentar el amor por la empresa y el trabajo duro.

¿Cuándo se fracasa? Cuando se aceptan a todos sólo porque son familia. Cuando no se evalúa el trabajo o se aplica una política de no despedir a hijos o socios ‘incómodos’.

 

  1. Relación Familiar: El objetivo es tener un protocolo familiar por escrito y que exista un Consejo de Administración o Consultivo que se reúna periódicamente para alinear intereses en el largo plazo, tener una misma visión de la empresa, valores, reglas y compromiso.

¿Cuándo se fracasa? Cuando hay mala comunicación y conflictos,  arrogancia. Las familias que no dialogan ni actúan sobre temas importantes tienden a llevar las empresas a pique.

 

  1. Estrategia: La empresa debe establecer ventajas competitivas, debe haber un plan estratégico por escrito y determinado mediante una labor en equipo. Se debe diversificar alrededor del “core business”, renovar, cerrar negocios improductivos, dar libertad de acción y abrir espacios a la nueva generación

¿Cuándo se fracasa? Cuando la empresa se aferra al pasado y toma todas las decisiones con base a éste. Cuando se coarta la innovación y no se deja actuar a las siguientes generaciones.

 

  1. Finanzas: Una empresa que olvida la importancia de reinvertir sus utilidades puede generar un grave hoyo financiero.

¿Cuándo se fracasa? Cuando una empresa empieza a repartir en exceso, asume riesgos innecesarios y desperdiciar recursos. Es importante que las cuentas estén claras entre la familia. Las empresas con una correcta estrategia financiera y gobierno buen corporativo reportan 33% más ingresos que el promedio y entre 5 y 8% más utilidades.

 

  1. Gobierno Corporativo: Una empresa que crece y perdura en el tiempo necesita un Consejo de Administración que confronte y cuestione a la familia y los socios. Esta es la única vía para tomar decisiones más acertadas. Las empresas familiares deben crear Órganos de Gobierno, un Consejo Familiar y un Consejo de Administración  con consejeros externos que no sean “YES MAN”

¿Cuándo se fracasa? Cuando se centralizan las decisiones sin tomar en cuenta a la familia.

 

  1. Sucesión: Sólo una de cada cuatro empresas tiene contemplado un plan de retiro y sucesión para el fundador. El reto es seleccionar al mejor, formarlo desde muy joven, que sea reconocido por la familia, la empresa y los socios, que la salida del patriarca o matriarca sea un proceso, no un suceso.

¿Cuándo se fracasa? Al retrasar la sucesión, no identificar ni preparar al mejor, o seleccionar alguien  inadecuado.

 

  1. Patrimonio: Un plan patrimonial completo incluye protocolo, testamentos, seguros e incluso fideicomisos. El objetivo de tener un plan patrimonial es diseñar una estrategia que garantice el crecimiento continuo del patrimonio de la familia y permanezca en el tiempo.

¿Cuándo se fracasa? Cuando hay falta de transparencia, cuando la(s) familia(s) no procuran a todos los miembros por igual ni buscan la integración entre sus miembros. La convivencia entre los miembros es muy importante.

 

En resumen, todas las empresas familiares tienen un momento en el tiempo, tarde o temprano, en que deben pensar en la INSTITUCIONALIZACIÓN.  La dinámica de la industria en que participan, el entorno económico y social, la globalización, etc. etc. etc., éstas van exigiendo un grado de competencias ejecutivas que pueden no estar en los miembros de la familia. Por otro lado, el crecimiento de la familia va siendo cada vez mas complejo su dinámica y si todos quieren vivir del negocio, puede que no se generen los recursos suficientes y se puede descapitalizar o mermar su crecimiento.

 

Conneg Consultoría cuenta con un área de servicio para Gobierno Corporativo; en donde asesoramos, acompañamos y elaboramos los procesos adecuados para Insititucionalizar a tu empresa; mayor información en info@conneg.mx

 

“La Institucionalización de la empresa es la medicina; y/o la hormona de crecimiento del cuerpo humano” retrasa el envejecimiento y busca la vida eterna.

 

Juan Félix Rodríguez

Escríbeme y comparte tus comentarios: jfrodriguez@conneg.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuéntranos en Google+.